¿Qué es un Oficiante de Boda o Ceremoniante?

También denominado Maestro de Ceremonias de boda, es la persona que se encarga de conducir la ceremonia de boda. Si hacemos el paralelismo con una boda religiosa se equipararía a la figura del sacerdote pero lógicamente sin el componente religioso.

El oficiante de una ceremonia simbólica será el responsable de conducir el evento, el presentador.

Para ser oficiante de boda es necesario:

  • Tener experiencia hablando ante un auditorio, hablar en público con soltura.
  • La vocalización y la proyección correcta de la voz para que la inteligilibilidad del texto sea excelente han de ser habilidades trabajadas.
  • La entonación, el timbre de la voz y el tono han de ajustarse a cada momento de la ceremonia y no ser ni monótonos ni monocordes para que la ceremonia se haga llevadera.
  • Ha de tener capacidad para transitar por diferentes emociones durante la ceremonia y hacer que el público le acompañe en ese transitar.
  • Es necesario que sea capaz de trabajar en equipo con los diferentes intervinientes en la ceremonia, músicos, técnicos de sonido, DJ, personal de apoyo, wedding planner, seguridad.
  • La puntualidad es imprescindible, acudir con tiempo suficiente para hacer frente con holgura a cualquier incidente que pudiera surgir en el trayecto o ya en el lugar de la ceremonia sin que este afecte al inicio a la hora planificada.
  • El vestuario ha de ser adecuado a los requerimientos de los novios. Generalmente las bodas son un evento formal y elegante por lo que el Oficiante ha de ajustarse a eso. Es aconsejable el uso de colores oscuros no llamativos pues el protagonismo ha de ser de la pareja que se casa. Es cierto que hay bodas blancas, ibicencas, temáticas, de fantasía… en ese caso se pactará con los novios el vestuario para adecuarse a sus deseos.

Puedes ver algún ejemplo de ceremonia de boda en youtube:

¿Quién puede ser Oficiante de Ceremonia?

Dependiendo de si es una ceremonia simbólica o una ceremonia de boda civil con validez legal.

En el caso de ser una ceremonia simbólica cualquiera puede serlo pero no cualquiera puede hacerlo bien. Lo más aconsejable es contrata a un Maestro de Ceremonias profesional pues cumplirá con su labor con seguridad, es un servicio que merece la pena contratar. Otra opción es que lo haga un amigo o un familiar, en esta caso corremos varios riesgos que no son nada deseables:

  • En el último momento de echa para atrás por nervios o por que no le da tiempo a prepararse.
  • Se decide a hacer la ceremonia pero al ser su primera vez se encuentra de frente con todas las dificultades con las que un profesional ya ha lidiado y ha superado con anterioridad y con suerte las afrontará con mayor o menor éxito pero pasando un mal rato y haciéndoselo pasar a los novios e invitados.
  • Cargamos con una responsabilidad y un trabajo a un ser querido que lo acepta pero que habrá de dedicar tiempo a preparar el guion y preparase para oficiar la ceremonia en lugar de disfrutar de vuestro día como desearíais.